Categoría:

SOBRE LA QUITA DE PENSIONES POR DISCAPACIDAD

Fecha: 15/06/2017

EQUIPO DE ESTUDIANTES, DOCENTES, INVESTIGADORES/AS E INTEGRANTES DE PROYECTOS DE EXTENSIÓN DEL OBSERVATORIO DE LA DISCAPACIDAD DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL DE QUILMES

 

Las personas tenemos vidas que vivir ahora, necesidades que satisfacer ahora. El déficit fiscal no es el déficit de una empresa. Las personas no somos gastos, no somos recursos, no somos capital.

 

De acuerdo con lo establecido por el Estado Democrático Constitucional del Derecho argentino, éste tiene como razón de existir el bienestar general para todos/as los/as habitantes de la República. Entre otras cosas, esto implica que, mientras no existan las condiciones de accesibilidad y los apoyos necesarios para que cualquiera de nosotros/as —sus habitantes— podamos participar plenamente en los distintos ámbitos de la sociedad, es necesario abordar las situaciones de vulnerabilidad social a partir de políticas públicas que atiendan a los sectores que han sido más desfavorecidos a lo largo de nuestra historia.

 

Las pensiones (cuyos montos apenas contribuyen a acceder a recursos y servicios básicos), suelen ser el único medio para que las personas con discapacidad atiendan sus necesidades más elementales: alimentarse, calentarse, viajar, utilizar servicios de salud, participar plenamente en espacios recreativos y educativos, entre otras.

 

La aplicación, por parte del gobierno nacional, del Decreto 432/97, es ilegítima y violatoria de derechos adquiridos y contradice lo establecido por normas de mayor jerarquía, como la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad y su Protocolo Facultativo.

 

El decreto en cuestión exige que ni la persona que solicita la pensión ni su cónyuge estén bajo otro régimen de previsión, retiro o prestación no contributiva; que no tenga parientes que estén obligados legalmente a proporcionarle alimentos; y que no vivan con otros familiares bajo el amparo de entidades públicas o privadas en condiciones de asistirlo/a. También establece que, para que la pensión les sea otorgada, las personas con discapacidad no deben poseer bienes, ingresos, ni recursos que le permitan su subsistencia.

 

Los/as integrantes de Proyectos de Investigación y de Extensión del Observatorio de la Discapacidad de la Universidad Nacional de Quilmes expresamos nuestra preocupación y rechazo frente a las medidas tomadas por el gobierno nacional, y repudiamos toda acción estatal que utilice a las personas con discapacidad como variable de reducción del déficit fiscal. El Estado NO es una empresa. Las personas no son, no pueden ser, una variable de ajuste. Adherimos al repudio de cualquier política que implique un retroceso respecto de derechos adquiridos y que vulnere a los sectores que más apoyo necesitan por parte del Estado y de la sociedad en su conjunto.

 

Finalmente, adherimos y convocamos a la movilización organizada por distintas agrupaciones. Nos encontramos hoy (jueves 15/6) a las 18 hs. en el Obelisco.